viernes, abril 19, 2024

En una jugada, introducen el género y la censura

publicidad

Pordría interesarte...

Ordo Iuris mandará un memorando a todos los miembros del Parlamento Europeo señalando los peligros de la directiva y el abuso de poder de los organismo de la UE

Ordo Iuris.

Los ideólogos modernos no pueden aceptar que una parte de los pueblos de Europa rechacen resoluciones que van en contra de la cultura, la tradición y la normalidad nacionales. Por lo tanto, buscan limitar la soberanía de los Estados y fortalecer los organismos de la UE para poder imponer más elementos absurdos a pesar de la oposición de los ciudadanos y los gobiernos.

En mayo, el Parlamento Europeo respaldó una “revisión radical de la Unión Europea” en la “Conferencia sobre el Futuro de Europa”, abogando por la abolición del veto, un ejército de la UE y la creación de listas electorales supranacionales para el Parlamento Europeo. En junio, la Comisión Europea confirmó que el desembolso de fondos de la UE estaría condicionado a la consecución de una serie de “hitos”, entre los que se encontraba la aplicación de políticas de género en la cultura, el arte, la televisión o el teatro. Anteriormente, el presidente francés Emmanuel Macron había pedido que se incluyera el aborto en la Carta de Derechos Fundamentales.

Ahora los funcionarios de la UE han decidido acabar con la resistencia de muchos países al Convenio de Estambul. La Comisión Europea ha aprobado un proyecto de directiva jurídicamente vinculante para introducir las soluciones de género del Convenio “por la puerta de atrás”.

La directiva es más que una reiteración del contenido conocido del Convenio de Estambul. Se trata de un instrumento adoptado por encima de nuestras cabezas, que viola los principios de autodeterminación de los pueblos y de soberanía de los Estados, y que permitirá a la Comisión Europea imponer sanciones económicas por el incumplimiento de todos los objetivos de la Convención.

Además, el proyecto de directiva obliga a todos los Estados miembros de la UE a sancionar a sus ciudadanos por criticar la doctrina de género.

Por esta razón, Ordo Iuris ha preparado un análisis del proyecto de directiva para los miembros del Parlamento Europeo que deben votar el documento y los miembros del Consejo de la Unión Europea.

Nuestra oposición a la convención ideológica no es aislada. Hasta la fecha, Hungría, la República Checa, Eslovaquia, Lituania y Letonia, por ejemplo, no lo han firmado. En Bulgaria, el Tribunal Constitucional declaró la Convención incompatible con la Ley Fundamental debido a la comprensión del género como una construcción fluida, dependiente de sentimientos subjetivos.

– El encuadramiento del “género” como una construcción social (género) conduce a la relativización del sexo biológico. Si la sociedad pierde la capacidad de distinguir entre lo femenino y lo masculino, combatir la violencia contra las mujeres se convierte en una obligación ineludible, dice la sentencia del TC búlgaro.

En los casos en los que se ha ratificado el Convenio, su adopción ha estado a menudo precedida de una considerable oposición pública. En Croacia, con una población de cuatro millones de habitantes, una protesta contra la Convención reunió a más de 100 000 personas en la calle.

Por ello, la Comisión Europea decidió incorporar los principios del Convenio a la legislación vinculante de la UE. Ya en la introducción podemos leer que el Convenio de Estambul es un “importante punto de referencia” para el proyecto de directiva, que “sirve para alcanzar los objetivos del Convenio”, y que “es necesario actuar tanto en los Estados miembros que han ratificado el Convenio de Estambul como en los que no lo han hecho”. De este modo, todos los Estados de la UE se verán obligados a adaptar sus leyes a una visión de género de la lucha contra la violencia.

¿Y qué aspecto tiene esta visión? El documento está lleno de declaraciones de las que se desprende una visión absurda de la “violencia contra las mujeres” como violencia de los extremistas de derecha que persiguen a las “personas LGBT”. Se supone que la única manera de detener esta “ola de violencia” es “eliminar los roles estereotipados de hombres y mujeres”, encabezados por el papel de la madre y el padre, y preferiblemente desde el jardín de infancia….

Toda ideología necesita la censura y la verdad y la crítica honesta son una amenaza mortal para ella. Los autores argumentan un supuesto aumento de la “incitación pública a la violencia y al odio en Internet por motivos de género asignado o sociocultural”. Proponen instrumentos de censura bien conocidos por la historia y quieren que esa incitación se castigue como delito.

Sabemos por experiencia que la “incitación al odio” es una estratagema legal para censurar cualquier crítica. El término no está definido con precisión en ningún acto vinculante de derecho internacional, y la Comisión Europea, al escribir en sus documentos sobre la magnitud del fenómeno de la “incitación al odio”, se refirió a… las estadísticas de Facebook, cuyas “Normas Comunitarias” tratan como “incitación al odio” a las “expresiones que hablan de ser menos que adecuado”, “expresiones que hablan de desviarse de la norma”, “admitir la intolerancia sobre la base de las características protegidas, incluyendo pero no limitándose a”: “homofobia, islamofobia” o, por último, “contenido que exprese rechazo, incluyendo, pero no limitándose a: no reconozco, no me gusta, no me importa”.

Si la afirmación “me da igual” pretende ser un discurso de odio, los campos de interpretación del término y las posibilidades de censura serán ilimitados. El proyecto incluye además esta frase:

“El lenguaje utilizado en este tipo de discurso de odio no siempre se refiere directamente a la métrica o al género sociocultural de las personas a las que se dirige, sino que la motivación sesgada puede conjeturarse a partir del contenido general o el contexto del discurso.”

La UE quiere restringir la libertad de expresión

Esto no es una broma. La UE quiere restringir la libertad de expresión basándose en “adivinar” nuestras “motivaciones sesgadas”. Se trata de un presagio evidente de las distopías descritas en el famoso libro de Orwell “1984”, que pronto podría convertirse en ley.

No sólo toda la directiva está llena de contenidos absurdos y peligrosos, sino que además es un intento de burlar los tratados de la UE, que estipulan que la unificación de las leyes penales de los Estados miembros debe adoptarse por unanimidad. Mientras tanto, la Directiva se adopta por el procedimiento legislativo ordinario, lo que significa que los Estados miembros no tienen derecho de veto.

Por ello, vamos a enviar un memorando del Ordo Iuris a todos los miembros del Parlamento Europeo señalando los peligros de la directiva y el abuso de poder de los organismos de la UE.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad