lunes, febrero 26, 2024

Secuestro parental en Cartagena: Denuncia administrativa contra un agente de la Policía Nacional

publicidad

Pordría interesarte...

“Lo que sucedió ese día evidencia que el agente actuó movido por prejuicios sexistas y raciales”

Que no se repita el Caso Olivia: Secuestro Parental en Cartagena y la Justicia mirando para otro lado…

Este artículo fue publicado en cuartaedicion.com el 22 de noviembre y les prometimos a nuestros lectores que seguiríamos informando sobre el caso.

Y es que el drama de este hombre (ecuatoriano), que repetimos lleva sin ver a su hija desde el 25 de julio, no acaba aquí.

El 29 de julio fue a poner una denuncia en Cartagena por secuestro parental contra la madre que se había llevado a su hija y, según recoge en la documentación aportada, el trato recibido por un agente de la Policía Nacional fue lamentable, por no decir denigrante.

“Yo había sido denunciado días antes por la madre por violencia de género, pero yo le exhibí personalmente al agente que me atendió el auto de sobreseimiento y sin ningún tipo de medidas cautelares por esa denuncia”, destacó la víctima.

A pesar de ello, el agente leyó el auto delante del hombre y de un testigo sin hacerles pasar a la sala habilitada para ello. “Me trató como culpable y se atrevió a justificar su incumplimiento sosteniendo que el secuestro parental denunciado estaba justificado”.

La autora del supuesto secuestro está más que localizada, por lo que dichas manifestaciones evidencian la absoluta arbitrariedad del agente en cuestión y la discriminación contra este hombre “por ser inmigrante y ecuatoriano”.

Cuando el agente se negó a cursar la denuncia fue informado en ese momento por un letrado conocido en Cartagena de que lo que estaba haciendo era totalmente ilegal, pero el policía acabó colgando el teléfono.

El agente, en todo momento, fue informado de la relevancia penal de los hechos que se pretendían denunciar (se trataba de un ilícito del artículo 225 del Código Penal) y las consecuencias para la menor, que por su negativa a cumplir con su deber sigue abducida de su domicilio familiar y sin escolarizar.

“Lo que sucedió ese día evidencia que el agente actuó movido por prejuicios sexistas y raciales. Dio por hecho que era un maltratador pese a que la juez había archivado la denuncia contra mí sin ningún tipo de medias cautelares”.

En fin…seguiremos informando de este caso que, por desgracia, se repite en España en miles de ocasiones; un hombre desamparado por los privilegios que se le dan a la mujer sí o sí…y con el respaldo de nuestras autoridades en muchas ocasiones.

¿Y quién lo paga? Los menores, que no tienen culpa de nada claro está.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad