martes, mayo 28, 2024

Todos los mensajes enviados a través de internet serán investigados por las autoridades

publicidad

Pordría interesarte...

Con el pretexto de proteger a los niños, la UE pretende controlar cada uno de los pasos de la sociedad europea

Comunicado enviado desde el instituto para la Cultura Legal, Ordo Iuris.

Se acaba de redactar un proyecto de reglamento de la Unión Europea sobre la “prevención de los abusos sexuales a menores”. Como habrá adivinado, también esta vez el título del documento pretende ocultar su verdadero contenido.

Preparado por funcionarios de la UE, el reglamento abre la puerta a la vigilancia de todos los que viven en la Unión Europea. Con el pretexto de proteger a los niños, los autores del proyecto proponen la introducción de un acceso sin restricciones por parte de las autoridades a todos los mensajes enviados a través de Internet. Al mismo tiempo, el proyecto presentado por la Comisión Europea no aborda en absoluto el fácil acceso de los niños a la pornografía. Tampoco aborda las causas de la explotación sexual de los niños y no intenta contrarrestar la creciente sexualización de los niños por parte de, entre otros, la industria del entretenimiento o los diseñadores de moda.

Todavía no es demasiado tarde para influir en la forma del reglamento. Actualmente, los gobiernos están trabajando en un proyecto de posicionamiento de los Estados miembros sobre este documento. Los eurodiputados votarán pronto sobre ello. Antes de la votación, se presentará a los eurodiputados un memorando preparado por los abogados de Ordo Iuris, en el que indicaremos cuáles son las consecuencias reales de la introducción de este reglamento aparentemente incontrovertido. Si se vota el documento, intentaremos influir en los gobiernos de los Estados miembros para que se opongan a la vigilancia en el Consejo de la UE. También construiremos una coalición internacional de oposición.

Los abogados de Ordo Iuris ya han completado su análisis del mencionado proyecto de reglamento de la UE, que en teoría trata de combatir y prevenir los “abusos sexuales a menores”, pero cuyo efecto real podría ser la introducción de una vigilancia y control ilimitados de Internet.

El proyecto asume que cada acción, información, mensaje, cada archivo publicado en las plataformas digitales será visto como una amenaza potencial que requiere que su contenido sea revisado y analizado. Todo el contenido publicado en línea, incluida la correspondencia privada entre familiares y amigos, los mensajes enviados entre empleados y la correspondencia comercial entre empresas, sería descifrado y evaluado.

Para ello se utilizará una tecnología que escanea los mensajes y detecta los abusos sexuales a menores. El proyecto trata así a todo el mundo como un delincuente en potencia, y los proveedores de servicios de Internet estarán obligados a entregar la correspondencia privada de los usuarios de Internet a las fuerzas del orden y otros servicios estatales.

En el análisis, señalamos que el reglamento es un golpe no sólo a la libertad individual y a la privacidad, sino también, por ejemplo, a la libertad de los medios de comunicación, donde la protección de las fuentes de información es fundamental para el trabajo de los periodistas, y al secreto profesional, que es crucial, por ejemplo, en el trabajo de los abogados y los médicos, que transmiten información sensible sobre la salud de sus pacientes.

El proyecto de reglamento de la UE supone una grave amenaza para el derecho a la intimidad, la libertad de expresión, el secreto profesional, el secreto empresarial o la confidencialidad de la correspondencia. La entrada en vigor del proyecto de reglamento también tendrá el efecto de debilitar la seguridad de los servicios digitales y los datos personales.

La aprobación de este proyecto será el primer paso hacia el futuro control del comportamiento de toda la población basado en algoritmos de inteligencia artificial que analizan los datos obtenidos en el proceso de vigilancia. Los mecanismos y procesos que crea permitirán la fácil introducción de nuevos criterios de exploración en busca de contenidos incompatibles con la voluntad de los gobernantes. También podría ser un incentivo para que los gobiernos no europeos, especialmente los menos democráticos, utilicen los mecanismos previstos en el proyecto para luchar, por ejemplo, contra la oposición política o contra la Iglesia. 

Por lo tanto, los riesgos potenciales son enormes y los beneficios de las soluciones propuestas son dudosos, ya que los verdaderos delincuentes utilizan en gran medida la llamada darknet de todos modos, lo que está fuera de todo control hoy en día.

Además, también destacamos los riesgos para los derechos y libertades civiles asociados al uso de las nuevas tecnologías por parte de las redes sociales globales, que no sólo poseen cantidades masivas de datos sobre los usuarios, sino que también cometen regularmente censuras preventivas ilegales de contenidos. Por ello, el estudio hace recomendaciones concretas sobre cómo se pueden regular las redes sociales, incluso a nivel de la legislación de la UE.

La libertad y la privacidad de los ciudadanos son esenciales para que puedan enfrentarse eficazmente a los malos gobiernos y a los funcionarios deshonestos. Si otros instrumentos de vigilancia gubernamental cayeran en manos de los radicales, el trabajo de muchas organizaciones, especialmente las provida o pro familia, se vería amenazado. Lo mismo ocurriría con el funcionamiento de las empresas o de la Iglesia.

Por eso es tan importante nuestra oposición basada en un análisis exhaustivo de la ley, preparado por los abogados de Ordo Iuris.

Si el Parlamento Europeo aprueba esta iniciativa, convenceremos a los gobiernos europeos para que la rechacen en el Consejo.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad