jueves, febrero 29, 2024

Vox Murcia y las siete plagas de Egipto

publicidad

Pordría interesarte...

Artículo de opinión de…un afiliado que por miedo a los ‘Antelos’ no se atreve a decir su nombre

La incapacidad del presidente de Vox en Murcia, D. José Ángel Antelo, de dirigir y gestionar personas y equipos se manifestó desde el mismo momento que llegó como presidente a la Gestora Provincial, allá por 2020, gestora maquinada por el dirigente nacional ínclito, D. Tomás Fernández, en aquel momento vicesecretario nacional de Organización y hoy en día depuesto, junto a su mentor D. Javier Ortega Smith, por la labor de destrucción de Vox en todo el territorio nacional.

Primera plaga

El cese del Comité Ejecutivo Provincial (CEP), elegido democráticamente por las bases, que había convertido a la Región de Murcia en la “isla verde”, donde Vox le ganó las elecciones generales al Partido Popular, al Partido Socialista, a Ciudadanos y a Podemos y por tanto demostrando que Vox era una verdadera alternativa de gobierno para España y para la Región de Murcia, fue una medida incomprensible, solamente se puede entender, por las envidias de unos dirigentes nacionales que no querían ningún equipo “en provincias” que pudiera hacerles sombra, demostrando así, la incapacidad de organización, del equipo de Madrid, para gestionar un movimiento patriótico, que no partido político, con sus miserias y luchas intestinas. Ni un solo intento de entender el porqué de la victoria, ni de organizar ese movimiento en una fuerza política eficaz y distinta de los otros partidos políticos existentes en nuestro panorama nacional, que inevitablemente caen en la corrupción ideológica y moral, cuando no económica, traicionando y defraudando a afiliados y votantes, en suma, los dirigentes de nuestro partido han demostrado su incapacidad de convertirse en una organización capaz de defender los valores y principios que proclama y de llevar a cabo la regeneración democrática, ideológica y moral tan necesaria para nuestra patria y que el presidente Abascal prometía en cada uno de los mítines a voz en grito, bajo promesa de no defraudarnos a los afiliados.

Nadie pone en dudad, o casi nadie, la capacidad de D. Santiago Abascal de crear la marca “Vox” pero algo bueno habrían hecho los dirigentes de Murcia para que fuera Vox la opción más votada ¿es que no era la misma marca en Valladolid, Cáceres, Sevilla, Madrid, Bilbao o Barcelona?

Segunda plaga

Volviendo al presidente Antelo, nada más llegar creó unas tensiones insoportables dentro de la Gestora Provincial llevando a la antigua y entregada militante Dª Alba Peña, vocal en dicha Gestora, a dimitir y abandonar Vox por los motivos que ella misma explicaba: “Me tomé en serio lo que decían Abascal y Ortega Smith, que esto era un instrumento al servicio de España, que éramos españoles de a pie, que dábamos un paso al frente para defenderla, pero, por desgracia la profesionalidad del partido significa que o antepones el “sí, bwana” y hacer el macarra por Twitter o aplaudir al que lo haga, o pasar a ser calumniado e insultado sistemáticamente”. Alba Peña demostró clarividencia de lo que iba a pasar en Vox Murcia y desgraciadamente en todo Vox España.

Tercera plaga

Después de estas maniobras de destrucción de los restos del equipo director de Vox Murcia comenzó el asalto por parte de Antelo de la portavocía del Grupo Municipal en el ayuntamiento de la ciudad de Murcia obligando a la cabeza de lista y portavoz, Dª Inmaculada Ortega, a cederle la portavocía para que “Antelini”, apodo ridículo y extranjerizante, tuviera mayor visibilidad en los medios de comunicación, estrategia equivocada ya que como refleja el CEMOP, cuantos más ciudadanos de la Región de Murcia le conocen mayor rechazo les provoca. Desde entonces, sus intervenciones como portavoz en el Ayuntamiento de Murcia son motivo de mofa y befa de concejales y ciudadanos en general, cayendo a menudo en un bochornoso ridículo ante su falta de rigor intelectual.

Cuarta plaga

El acoso al Grupo Parlamentario Vox en la Asamblea de Murcia es el mejor ejemplo del daño que se ha hecho a Vox por parte de Antelo y sus apoyos en Madrid. Han conseguido romper el Grupo Parlamentario Vox, expulsar a tres de sus diputados, Dª Mabel Campuzano, D. Francisco Carrera y D. Juan José Liarte, expulsión declarada en sentencia, por los Juzgados de Cartagena, no solamente ilegal, sino radicalmente nula, al haber vulnerado varios derechos fundamentales de los diputados injustamente expulsados, especialmente el derecho fundamental de asociación y el de participación política, que son, ambos, precisamente los dos derechos fundamentales cuyo ejercicio por los ciudadanos, en la vida política, se ejercita a través de los partidos políticos, único cauce o instrumento que tienen los ciudadanos para participar en la vida política y democrática de nuestra nación, siendo ésta la función o misión que tienen los partidos políticos según la Constitución. La sentencia condena al partido a readmitir a los tres diputados expulsados, reconociéndoles su condición de afiliados de pleno derecho. No contentos con semejante atropello y lejos de rectificar acatando la sentencia, el partido obliga a D. Pascual Salvador (menudo papelón), a disolver el grupo parlamentario VOX en la Asamblea, pasando los cuatro diputados VOX al Grupo Mixto y a darle dando a Podemos y Ciudadanos los recursos económicos y de personal que le correspondían a Vox sin temblarles la mano ni sentir ninguna vergüenza. En cualquier otra organización serían tratados., Antelo y Salvador, como traidores por haber propiciado el silenciamiento de Vox en el parlamento regional y la cesión de los recursos a los enemigos políticos de Vox.

Quinta plaga

No podía faltar Cartagena, se expulsa al portavoz, D. Gonzalo Abad, uno de los más antiguos militantes de Vox en España y se disuelve el Grupo Municipal en la ciudad por no obedecer las órdenes de Antelo (con el apoyo de Ortega), órdenes ilegales. La Audiencia Provincial ha declarado ilegal y radicalmente nula la expulsión de D. Gonzalo por vulneración de sus derechos fundamentales, condenando al partido a readmitirle, reconociéndole su condición de afiliado de pleno derecho y reintegrándole en todos sus derechos y cargos que tenía antes de su expulsión, y en consecuencia a reconstruir el grupo municipal VOX Cartagena, recuperando D. Gonzalo su condición de portavoz.

Sexta plaga

La convocatoria de elecciones primarias en Vox con infinidad de chanchullos, que llegan a ser declaradas ilegales y radicalmente nulas, también por sentencia judicial, y que conllevó la pérdida de grupos municipales y concejales de Vox a lo largo de toda la geografía regional. Ahí están Cartagena, Cieza, Águilas, Puerto Lumbreras, Totana, Torres de Cotillas,…Y sin olvidar que por esta plaga se produce la escisión de Vox en Murcia y la creación del Partido “Valores” por parte de D. Alfonso Galdón antiguo colaborador y hombre de confianza de Antelo. Afiliados defraudados, hastiados, que se sienten engañados e insultados.

Lo increíble es que ni los juzgados, sentenciando como ilegales sus decisiones y maquinaciones, incluyendo la anulación de elecciones primarias y por tanto su nombramiento como presidente, ni el abandono de centenares de afiliados, ni el ridículo de muchas de sus declaraciones y actuaciones han provocado la asunción de sus responsabilidades políticas y su abandono de la política, por lo menos dentro de Vox. ¿Qué hace o sabe Antelo para que se mantenga en el cargo? ¿de verdad este hombre puede representar lo que Vox predica como son la responsabilidad, el sentido común y la honestidad? ¿Cómo es posible que el partido que clama por la desobediencia separatista a las resoluciones judiciales desobedezca tan descaradamente esas resoluciones cuando le son desfavorables?

Séptima plaga

La última actuación de hace tan solo unos pocos días ha sido el ataque a la estructura orgánica de Vox en Cartagena, estructura nimia, convertida en irrelevante, poco más que un pequeño grupo que se limita a agitar banderitas y hacer proclamas cuando se les ordena desde Murcia, muy lejos de aquella abarrotada de orgullosos afiliados y militantes que consiguieron que el exsecretario general Ortega Smith dijera: “la sede de Cartagena es la mejor de España” y aquel acto en el Auditorio “El Batel” que fue el más numeroso que Ortega hizo en solitario. ¿Se acuerdan de la sede de Vox en la calle Mayor? ¿se acuerdan del acto lleno hasta la bandera?

En Cartagena, la ciudad donde más votos sacó VOX en la región, después de Torrepacheco, se sucede un coordinador tras otro. Los nombrados o se van o son depuestos por la “trituradora”. Ha habido desbandada de afiliados y simpatizantes, los que acuden de nuevo sin conocer la historia duran poco, la mayoría sale corriendo. Es verdaderamente descorazonador que, habiendo tenido tanta gente simpatizante y movilizada, Antelo y los suyos hayan sido incapaces de crear una estructura eficaz y activa que consiguiera una verdadera implantación del partido en Cartagena, han tenido lo principal y más difícil: la gente, y lo han quemado con su absoluta ineptitud. VOX Cartagena es ahora poco menos que un patético desierto.

Antelo, nombra un coordinador y número uno para las elecciones al Ayuntamiento de Cartagena para 2023 y dura lo que la República catalana, 5 segundos, abochornando a todos los cartageneros y haciendo daño de paso a una de las organizaciones empresariales más conocidas y poderosas de Cartagena como es HOSTECAR, poniendo en la picota a su presidente D. Juan José López que era el ungido por Antelo y que ha salido corriendo.

¿Qué ha visto el presidente de Hostecar en Vox Murcia? ¿Puede Antelo despreciar tanto a Vox y especialmente a los militantes de Cartagena para pensar que lo que decide en su despacho de la UCAM en Murcia es lo que le conviene a la comarca de Cartagena?

¿Octava plaga?

Una de las diferencias de lo que se suponía que era Vox, un instrumento para el combate por España, un movimiento distinto de los demás partidos, cuyas estructuras organizativas fueran a la vez eficaces y respetuosas con las personas, ilusionantes y atractivas, por ser percibidas por los ciudadanos como un lugar donde verdaderamente la acción política no es incompatible con la moralidad, donde los que llegábamos a él teníamos claro que la política es servicio, servir a nuestros compañeros y a nuestros compatriotas, en definitiva, servir a España. Desgraciadamente muchos, como Antelo, han llegado a Vox a mandar y no a servir, como señores feudales o dictadorzuelos bolivarianos, imponiendo todo tipo de ocurrencias, eso sí, envolviéndose en la bandera de España como si fueran ellos la mismísima encarnación del patriotismo.

El problema es que tampoco saben mandar, pues para mandar hay que servir.

En la Región de Murcia, como en Egipto, han pasado siete plagas, pero todo hace indicar que no será la última. ¿Alguien piensa que, con desprecio, órdenes taxativas, mala educación, falta de estilo, falta de participación y arribismo se puede ir a las próximas elecciones?

Poco queda ya de la ilusión y orgullo que recorría las venas de los militantes de Vox en Murcia y que permitió que al último rincón de nuestra tierra llegara la voz de la España eterna y acompañada con las papeletas electorales que la hicieran renacer.

Hace falta un cambio, pero lo primero que hay que hacer es reconocer que uno se ha equivocado y eso debería hacer Vox Nacional, cesar a Antelo y a todo su equipo, si no lo hacen prepárense para las sucesivas plagas que estos dirigentes nos traerán.

Feliz Navidad Antelo…y también al señor Smith.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad