sábado, abril 20, 2024

La farándula, el caviar y unas contradicciones de más…

publicidad

Pordría interesarte...

Penélope Cruz y el circo woke

Penélope Cruz Sánchez, actriz española y vinculada al séptimo arte en Hollywood que tiene su infiltración marxista, horizontal y por supuesto ese puritanismo woke, tan característico de la farándula que se aferra a un clavo ardiendo. 

Penélope Cruz ha vuelto a dar de que hablar, otra vez, ya que ahora ha protagonizado un polémico anuncio, según medios “conversadores” como ABC, el diario de tirada Nacional: borbónico y liberal por antonomasia que ha citado el siguiente ejemplo muy acertado, sin que sirva de precedente, en lo que respecta a la prensa del sistema. 

Bien, a continuación: “Imagínense uds a Julio Anguita, un político coherente, haciendo publicidad a los bancos, multinacionales, desde un avión de una compañía privada desde Emiratos Árabes Unidos; (Qatar) denominada: Emirates, obviamente no. Anguita puede despertar simpatía o antipatía, pero no incoherencia, ergo fue coherente, pragmático y materialista. No contradictorio. Lo que hacía, lo cumplía”.

¡Programa, programa, programa!

Los artistas españoles bañados de champagne, embriagados de éxito y que ingieren caviar de Beluga y no precisamente chope o sardinas de lata ni degustan una cata de lambrusco, tienen el sentido de vida burgués muy aflorado y su “revolución” cabe en una caja de zapatos. 

“Los Bardem” con la matriarca del clan fallecida, hicieron un erte en su restaurante con los trabajadores del restaurante ubicado en el distrito de Chueca, en Madrid. Pagan impuestos fuera, por si fuera poco y tuvieron a su vástago en el hospital más caro de Nueva York. Con una planta clausurada para ellos y por descontado, privado. Luego se erigen como adalid, en la defensa de la sanidad pública y de la causa Palestina y el pueblo saharaui. Causas, en las que concuerdo, pero difiero de sus contradicciones. 

Para estos casos conviene revisar la biblia y retomar la lectura del Evangelio de San Mateo; 7,15,20. Por sus hechos, les conoceréis.

Ellos se autodenominan y proclaman “ateos”, pues son contrarios a la religión católica, pero con el Corán, Allah, Mahoma y su primo chií; Alí, Abu al_ Hasan. Casada con Fátima az_ Zahra con él, es decir con el primo de este, del cual era su yerno, vamos lo que se denomina: incesto…con esto…

 Penélope Cruz es más hipócrita que Macarena Olona Choclán. Es más, ambas podrían haber representado la hora de los tartufos de Molière, en el año 1.569. Finales del siglo XVI. De hecho, la Sra Olona le puede dejar el traje amarillo de sevillana a Penélope Cruz y Almodóvar contratar a “Macarena de Salobreña” en la II parte de Volver. 

Sirva lo de “Macarena de Salobreña” como introducción nueva en el discurso, ya que Penélope Cruz con esta declaración de intenciones, vuelve a marcar la diferencia. Es más, si la ‘Bardemcilla’ no estuviera cerrado a perpetuidad, me tomaría un caldo de Baco y una ración de Callos. 

A propósito, mensaje destinatado para el que desprende halitosis electoral, el vástago mayor de Javier Bardem, Carlos Bardem que afirma creerse superior a un fascista…no eres ni marxista. Ergo no haces de la retórica del diamat, la praxis. Tan solo eres un progre caviar e hijo del liberalismo cultural. 

A propósito, el autor material. Si es fascista, no cree en la democracia inorgánica, en la que tu encuentras acomodo. Porque, precisamente, partes de la desvirtualización del marxismo en sustitución de ese mantra denominado: Socialismo del siglo XXI que parten autores Hispanoaméricanos como Eduardo Galeano, escritor uruguayo.

Tan solo eres el eterno segundón de una cinta de serie B, en el que desempeñas papeles irrelevantes como tus declaraciones en los medios de comunicación que cual tailandesa te lisonjean, tonifican y expulsas la bilis y cicuta. Todo un clan de sainetes y truhanes, los Bardem y Penélope Cruz, que se ha precipitado por los altos del Golán, sin paracaídas y cuesta abajo. Volando en la cabina, sin motor.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad