viernes, julio 19, 2024

Movimiento#J2. Miles de abogados denuncian pensiones irrisorias y falta de coberturas

publicidad

Pordría interesarte...

Atrapados en el nefasto sistema de la Mutualidad de la Abogacía

La Mutualidad, con la colaboración de sus colegios Profesionales, siempre prometieron que pagando menos que en RETA quedarían pensiones similares o más altas que las del sistema público.

La realidad es que quedan unas rentas vitalicias, de entre la mitad y un tercio de la mínima del RETA, y en muchos casos por debajo de una no contributiva, lo que obliga a seguir trabajando sin poder jubilarse.

Es un problema social grave que no debe seguir oculto, por lo que se insta al Gobierno y los grupos políticos a darle una solución: se debe abrir una ventana al RETA, para trasladar los fondos que cada abogado ha acumulado, tras años de aportaciones, al sistema público de pensiones e integrarse en el mismo.

Los abogados mutualistas agrupados en Movimiento #J2 se plantan frente al Fondo alternativo al RETA de la Mutualidad de la Abogacía e instan la paralización de la Asamblea General del 17 de junio. Denuncian que la Mutualidad está incumpliendo la Ley y no les permite participar en las Asambleas, por lo que han Convocado una Concentración a las Puertas de la Asamblea para ese mismo día.

El problema de las pensiones de jubilación

Movimiento #J2 denuncia y da visibilidad a un grave problema social que debe ser abordado de inmediato, al no poder seguir manteniéndose por más tiempo oculto. Los Abogados que están en la Mutualidad de la Abogacía no se pueden jubilar, porque les quedan pensiones irrisorias, casi en el límite de una no contributiva.

La Mutualidad de la Abogacía es un sistema de cotización alternativo al Régimen de Autónomos, creado y potenciado por los Colegios Profesionales, que proviene de tiempos preconstitucionales que, en la actualidad, no tiene ni sentido, ni viabilidad, porque no cumple el fin para el que fue creado: asegurar unas pensiones dignas a los abogados y una coberturas socio-laborales acordes a los tiempos actuales.

Las Mutualidades alternativas al RETA son una reminiscencia del pasado que ya no se sostiene más, porque en la sociedad actual se han normalizado unas prestaciones sociales públicas, que la Mutualidad no puede ya prestar de una forma competitiva.

El problema no es solo para los abogados, sino también para el resto de mutualidades alternativas, siendo por ello que ya se están extendiendo las reivindicaciones a otros colectivos, como los procuradores, por cuanto el problema es común para todas ellos y debe ser abordado de una manera global.

En el caso de los abogados, desde la Mutualidad de la Abogacía, con la colaboración de sus colegios Profesionales, siempre prometieron que pagando más o menos lo mismo que en RETA quedarían pensiones similares a las del sistema público. La realidad es muy distinta: pensiones de 300 o 400 euros y, estimaciones para dentro de 20 años de 600 euros, que, además, no se actualizan. Por lo que hablamos de recibir una renta vitalicia dentro de 20, 30o40 años de 600 euros, cuando actualmente el mínimo del RETA, en 12pagas, es de unos 920 euros y se va actualizando según IPC todos los años.

Lo que ocurre en la práctica es que al final los abogados directamente no se pueden jubilar, tienen que seguir trabajando, hasta que, ya ven que no les quedan muchos años de vida y entonces comienzan a solicitar la entrega de sus fondos acumulados. No es raro por ello ver abogados trabajando hastalos80 años, sin que tampoco lo puedan denunciar, porque tienen que mostrarse activos y operativos.

A lo anterior hay que sumar una falta de coberturas elementales, como que, encaso de enfermedad, solo reciben una muy pequeña asignación durante un máximo de un año, o que por ejemplo las bajas por enfermedad mental solo se cubren durante un total dos meses para toda la vida, por lo que, consumidos esos tiempos, se quedan sin cobertura alguna y totalmente desprotegidos.

LAS REIVINDICACIONES DEL MOVIMIENTO #J2

Desde Movimiento #J2, visibilizamos, proponemos, abrimos el debate y exigimos soluciones, planteando una serie de reivindicaciones.

-Mejoras fiscales en fase de Jubilación.

La Mutualidad de la Abogacía para los profesionales que la tienen como sistema alternativo al RETA no puede ser considerada un simple plan de pensiones complementario. Los importes acumulados son escasos y en la mayoría de los supuestos permiten unas rentas mensuales (pensión) muy reducidas. No resulta justo que la recuperación de los importes, encima tributen, cuando cumplen la función de ser una pensión de jubilación. Distinto serán aquellos supuestos o capitales que por haberse realizado aportaciones extraordinarias significativas supongan el equivalente a pensiones públicas elevadas. En general, solicitamos la exoneración impositiva y su mejora tanto en fase de aportación como de rescate.

-Ventana de traslado al RETA.

El Estado no nos ha protegido como debe e incluso nos ha discriminado, imponiendo obligatoriamente la cotización solo a través de la Mutualidad, y posteriormente, incentivándose la opción por dicho sistema privado. Los mecanismos de protección y control establecidos nos han fallado, realizándose además reformas legales que nos han perjudicado, de modo tal que, en actualidad, hemos quedado atrapados por un instrumento y mecanismo del
sistema financiero, no adecuado para satisfacer las necesidades económicas inherentes a la jubilación y vejez de las personas.

Se debe por ello establecer una ventana para que exista la posibilidad, puntual y voluntaria, de que los Mutualistas que lo deseen puedan recuperar sus aportaciones con destino al RETA y canjear su capital acumulado por años de cotización. En este sentido se computarían los años de cotización en la Mutualidad y se convertiría el capital acumulado en bases de cotización al RETA.

Los abogados que todavía no hayan alcanzado la edad o años de jubilación, pasarían a cotizar por el RETA para complementar sus años e importes de cotización. En los supuestos en que, ya estén en edad de jubilación o hayan alcanzado los años necesarios para ello, pasarían al cobro de su pensión de jubilación pública. En cualquier caso, se debe garantizar a todos los Abogados, en función de sus años de ejercicio y cotización a la Mutualidad, el derecho a una pensión pública mínima digna, en condiciones similares a los cotizantes en RETA.

-Mejoras en la compatibilidad cobro de pensión y ejercicio profesional.

Dada la situación actual que se ha generado, en muchos casos, las pensiones que vía Mutualidad o vía RETA, muchos abogados van a percibir a pesar de las mejoras solicitadas y, dado que necesitan de un tiempo para que las anteriores mejoras den resultados, van a ser muy insuficientes. Esta cuestión constituye un problema social que debe ser abordado. Es por ello que muchos abogados, incluso con la implementación de las mejoras que conllevan de los puntos anteriores, van a tener la necesidad de compatibilizar el cobro de sus exiguas pensiones con el ejercicio profesional, aunque sea de una forma más reducida. Por ello se debe mejorar la posibilidad de compatibilizar jubilación a efectos de cobro de pensión con el mantenimiento del ejercicio profesional.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad