sábado, abril 20, 2024

“La (s) otra (s) familia (s) de José Antonio”

publicidad

Pordría interesarte...

Artículo de opinión de Carlos León Roch

Sí, todos sabemos que los restos mortales “son” de la familia del finado…y también todos conocemos el propósito de la familia de José Antonio de realizar ”ellos” la exhumación y el traslado “a lugar católico y sagrado”, en cumplimiento de la última voluntad, expresada en su estremecedor testamento… 

Esos propósitos y esas declaraciones, provienen de la familia “de sangre” de José Antonio. Todos los ‘joseantonianos’ suscribimos  sus declaraciones “de la quilla a perilla”. Tienen todo el derecho y el deber de reclamarlo. 

Además de la prioritaria familia biológica, somos miles(¿millones?) los ”amigos” de José Antonio: Los ‘joseantonianos’…Y ya se sabe que un amigo es ”un hermano que se elige”. Y muchos de nosotros lo elegimos a él, al amigo, al poeta, al “doncel”, al que llenó de ilusiones y esperanzas a tantas generaciones, en su generosidad y entrega… 

También somos “de la familia”. También tenemos derecho a ser escuchados… 

Los que, partiendo de Alicante, lo llevaron a hombros hasta El Escorial, y sus descendientes; y los que se descubrían a su paso… Y los que volvieron a llevarlo “al  Valle”. Y las camaradas que rezaban el Rosario para todos… Y los cientos de estudiantes de las Falanges Universitarias que  hicieron-hicimos-Guardia ante su  escueta lápida “como corresponde…”, ateridos  al alba del 20N con las Camisas Azules, remangadas…y las rodillas temblorosas… Y así, año tras año, decenio tras decenio… 

Ante la inevitable- y controvertida- exhumación, algunos, ilusamente, propusimos “devolverlo” a su tumba original, a Alicante…del mismo modo que fue a Madrid…Pero ¿Dónde encontramos ahora esos miles de hombros generosos..? 

  “Deseo ser enterrado conforme al rito de la religión Católica, Apostólica, Romana, que profeso, en tierra bendita y bajo el amparo de la Santa Cruz” 

Esa cláusula primera de su testamento será -sin duda- escrupulosamente cumplimentada por la familia “de sangre”…y religiosamente respetada por nosotros, las “otras familias” . 

Tal vez, el modesto panteón que acoge los restos mortales de Pilar, su fiel hermana, reúna todas las condiciones reclamadas en el testamento…y también las aspiraciones de miles (¿millones?) de nosotros, de que el sepulcro esté al alcance de todas nuestras plegarias, de todas nuestras súplicas. 

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad