lunes, abril 15, 2024

Ley de Memoria ‘Histérica’: Ordenan recopilar vajilla, cubertería y ropa de cama con símbolos franquistas

publicidad

Pordría interesarte...

Embajadas y consulados tienen ahora que hacer un inventario antes del 1 de febrero por culpa de la dichosa Ley

Una pérdida de tiempo y de dinero, la medida ‘estrella’ de este Gobierno.

Tras la reciente retirada por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores de los cuatro escudos franquistas  de la fachada de su sede, en el Palacio de Santa Cruz de Madrid, la cartera de José Manuel Albares ha enviado un telegrama a embajadas y consulados en el que insta a la eliminación de todo vestigio franquista en sus instalaciones, conforme a lo estipulado por la nueva Ley de Memoria Democrática.

Son normas “de obligado cumplimiento. No podrán usarse «enseres y elementos de cualquier naturaleza que contengan símbolos contrarios a la memoria democrática“, destacan desde Exteriores. Esta absurda norma incluye vajilla, cubertería, ropa de cama, cristalería oficial…En fin, poco se puede decir ante tal estupidez.

Para más inri, aquellas embajadas que tengan escudos, insignias, placas…que puedan ser consideradas franquitas tendrán que comunicarlo inmediatamente a la Dirección General del Servicio Exterior antes del 1 de febrero de 2023, detallando dichos símbolos con fotografías, tamaño, ubicación…

Una vez recopilada dicha información, la Dirección General del Servicio Exterior mandará las correspondientes órdenes sobre qué hacer con esos símbolos que forman parte de la historia de España.

Albares recuerda en el telegrama que la nueva ley considera “elementos contrarios a la memoria democrática las edificaciones, construcciones, escudos, insignias, placas y cualesquiera otros elementos u objetos adosados a edificios públicos o situados en la vía pública en los que se realicen menciones conmemorativas en exaltación (…) de la sublevación militar y de la Dictadura» y de quienes dirigieron y participaron «en el sistema represivo”.

Uno de los vestigios que puede verse señalado es parte del pavimento de la Embajada de España en Roma. La legación diplomática permanente más antigua del mundo recoge la herencia de la diplomacia pionera, nacida en 1480 con Fernando el Católico, y el suelo de una de sus dependencias está adornado con el Águila de San Juan de los Reyes Católicos que Franco adoptó en 1938 y fue oficial en la bandera nacional, con algunas modificaciones , hasta 1981. Es un emblema que ya ha sido retirado en otros edificios oficiales, como ayuntamientos que lo mostraban en vidrieras, por ejemplo, o en los propios escudos del edificio de Exteriores en Madrid.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad