jueves, junio 20, 2024

“¿Una buena noticia?”

publicidad

Pordría interesarte...

Artículo de opinión de Carlos León Roch

, con gran profusión de medios, se nos ha informado que, cuando se culmine el carísimo, caprichoso e innecesario soterramiento de las vías del AVE en la capital, se propondrá una “lanzadera” para conectar dicho AVE con la Comarca de Cartagena, en su bella “estación término”.

Con “actualizada” denominación, la lanzadera es una especie de ”tren de cercanías” donde- si llega a materializarse –  el viajero de Cartagena montará su equipaje, desembarcará en la estación  del AVE; llevará sus maletas a la estación de Alta Velocidad y, unas horas después, estará, por fin, en Madrid…(como ”ventaja” añadida, podrá adquirir un billete doble, válido para subir primero a la ”lanzadera” y para subir después al  AVE…).

Peor, mucho peor que hace 162 años, cuando la reina Isabel II inauguró la línea directa de Madrid a Cartagena, dentro de la compañía, con más trasbordos, con más lanzaderas MZA (Madrid-Zaragoza-Alicante); antes de la fundación de RENFE…

En aquellos lejanísimos años, un cartagenero (o un madrileño) accedía a su asiento del tren en la preciosa estación ”término” de Cartagena o, viceversa, en la no menos preciosa estación de Atocha , y se bajaba de su tren al llegar al destino…con el traje un poco manchado por los hollines de la imponente y rugiente locomotora de vapor…

Pocos cambios sustanciales desde entonces…otras locomotoras ,otros vagones… la misma vía única; la ausencia de electrificación…

La que fue una bella -casi primeriza- preciosa estación; la que fue una inicial línea directa Madrid-Cartagena, fue decayendo lenta e irremediablemente, aunque no decayeron las promesas de los políticos en su actualización, como la que aseguraba la llegada del AVE ¡¡en 2011 !!…Todo incumplido, todo pendiente de un lujoso e innecesario soterramiento de una estación intermedia.

Pero- ya se sabe- lo malo siempre puede empeorar…El tataranieto de aquel  cómodo viajero de 1860, ahora tiene que montarse en un autobús, viajar en él dos horas hasta Archena; montar en un tren…, bajar de ese tren en Albacete, y subirse (¡al fin!) allí a un AVE que le deje, finalmente, en Madrid.

Lo previsto es que, dentro de un tiempo, lo mismo pueda hacerse  a través de la estación del Carmen, también con transbordos, también con tren de cercanías…

Un casi increíble- por verdadero-cuento de terror.  

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad