sábado, marzo 2, 2024

Primicia: los diputados regionales, Juan José Liarte y Francisco Carrera, piden a Abascal que rectifique el camino de Vox de cara a las próximas elecciones nacionales

publicidad

Pordría interesarte...

Mediante una más que interesante Carta Abierta al presidente del partido que le adelantamos en cuartaedicion.com

Los todavía diputados de la Asamblea Regional de Murcia, Juan José Liarte y Francisco Carrera de la Fuente, agotan sus horas junto a Vox, el partido que despertó su ilusión, y la de cientos de miles de españoles. Una ilusión que se vio empañada hace ya algún tiempo, justo en el momento en que, por el bien del partido, decidieron llevar las riendas de su cargo y luchar por el bien y el futuro de los españoles.

Liarte y Carrera fueron insultados, menospreciados, repudiados y denunciados por su propio partido. La Justicia les dio la razón y hoy por hoy siguen siendo de Vox, pero el daño ya no tiene remedio.

Estos diputados ya tienen el camino hecho en Vox, un camino lleno de grietas y que consideran debe ser bien asfaltado si Abascal y los suyos quieren despertar nuevamente la ilusión entre los españoles.

Es por ello que, mediante una Carta Abierta al presidente de Vox, Santiago Abascal Conde, se despiden del partido solicitando al máximo mandatario que rectifique. Todavía está a tiempo de hacer de España algo mejor. Todavía está a tiempo de no convertir Vox en un partido más del montón, cuyos únicos intereses son amasar dinero a base de engañar a nuestros ciudadanos.

A continuación, y en primicia en cuartaedicion.com, la carta de los diputados regionales, elegidos por el pueblo de Murcia en las listas de Vox a la Asamblea Regional de la X legislatura.

Apreciado presidente:

Los diputados de la Asamblea Regional de Murcia, miembros de Vox de pleno derecho, que a ti se dirigen hoy, juraron públicamente cumplir con su deber hasta el último segundo; esta carta es un acto más de cumplimiento debido, como hemos hecho durante estos años, con todos los partidos en contra, con el secretario general de nuestro propio partido en contra, con la prensa en contra. De nuevo cumpliremos hoy con la muy revolucionaria obligación de decir públicamente lo que con razón o sin ella, pero con plena convicción moral conocemos como la verdad.

Porque la necesidad del proyecto VOX, nuestro compromiso con el mismo y tu liderazgo estaban fuera de toda duda para nosotros, recurrimos a ti como nuestro presidente en aquel ya lejano 2020; nuestro deber nos exigía hacer cuanto estuviera en nuestra mano para trasmitirte la gran preocupación que sentíamos al ver cómo se dañaba la estructura y el proyecto del partido desde la Secretaría General: Se estaba presionando, aislando, maltratando, a las personas que vinieron a VOX cuando a VOX se venía a dar todo y no esperar nada; hablamos de personas que aportaban en su mayoría un importante recorrido profesional previo, y se optó, tal vez precisamente por ello, por arrinconarlos y sustituirlos por personas cuya trayectoria, personal o profesional, dista de los valores y principios que abanderaba VOX. La autoridad moral del buen líder había sido sustituida por la fuerza y el uso del temor que precisa el mediocre para imponer su voluntad, método propio de los mezquinos con poder.

Finalmente, quisimos advertirte que el aparato de Organización nos ordenaba hacer una gestión ilegal de los fondos del grupo parlamentario y que en Murcia se estaban realizando actos de financiación ilegal del partido (esta misma semana ha publicado la prensa regional pruebas de ello, como también publicó otras «El País» en su momento). Quien te lo decía era nada menos que un miembro de la Vicesecretaría Jurídica, que hoy firma esta carta y que era responsable de estos fondos públicos como Portavoz del Grupo Parlamentario.

Tu respuesta fue ordenar que se nos expulsara ilegalmente del partido; por eso la Justicia nos dio la razón al cabo de unos meses y decretó entre otras cosas que el uso de los fondos públicos de los grupos parlamentarios que el partido estaba haciendo era ilegal, validando el rigor con que el grupo parlamentario Vox había procedido. Todavía en ese momento de la contundente sentencia pensamos que te enorgullecerías de tus diputados, que nos telefonearías para conocer la verdad de lo sucedido, que nosotros seguíamos siendo tus diputados, pero no: tú ya habías tomado partido por aquellos a quienes la justicia condenaba, los que nos llamaban «ratas» y anunciaban que VOX no acataría la sentencia, sintiéndote por tanto condenado tú también y convirtiendo en condenado a VOX en su conjunto.

Volvimos a dirigirnos públicamente a ti cuando impedimos el éxito de la moción de censura del PSOE en Murcia y conseguimos con ello la entrada, por primera vez, de diputados de VOX en un gobierno regional. Quisimos poner las nuevas posibilidades de acción política a disposición de Vox, pero nuevamente pudo más la soberbia que el sentido del deber y la posibilidad de fortalecer un proyecto en el que aún creían muchos. De nuevo no solo te negaste a hablar con nosotros, sino que nos insultaste gravemente en la Plaza del Cardenal Belluga y en la Plaza de Toros de la ciudad de Murcia, echándonos a los leones.

Este proceder se ha repetido ya demasiadas veces; has permitido que el partido pierda a personas valiosísimas como Mazali, Alicia, Macarena, De Miguel, Almagro, Morales, Jara, Abad, Serrano, y tantos y tantos otros hombres y mujeres de bien y con formación académica y experiencia profesional. Tomas Fernández, felizmente cesado, solía decir que el proyecto está por encima de las personas; para nosotros las personas son el proyecto.

En la Región de Murcia se ha destruido la organización en Águilas, Cartagena, Murcia, Fuente Álamo, San Pedro del Pinatar, Cehegín, Cieza, Puerto Lumbreras, Totana, Mula, Las Torres de Cotillas… y la propia organización provincial está cuajada de personalismo y amiguismo.

Para ser ecuánimes debemos aplaudir y reconocerte por el cese del antiguo secretario general de Vox, pero incluso esa decisión, acertada, resultó ser finalmente una oportunidad perdida para rectificar un rumbo que hoy en día sigue torcido.

Ni rencor ni amargura nos mueven. Que hayas validado con tu proceder el de quienes nos han insultado pública y macarrilmente no nos conmueve, pues nuestros corazones siempre han fijado su vista en más altos horizontes; nuestra tristeza no es por nosotros sino por todos aquellos que, como nosotros, volvemos a sentir la orfandad política.

Deberías saber que en otros partidos políticos la disensión no equivale a blasfemia contra el líder; que en otros partidos políticos no se han modificado los estatutos para privar a los afiliados de su derecho de participación, que en otros partidos el aparato no comete fraude en las elecciones internas como sucedió en Almería o en Murcia bajo la presidencia digital de Antelo (que así lo dice la Justicia, no sólo nosotros). La respuesta no es necesariamente marcharse a esos partidos, la respuesta de la grandeza sería asumir los errores cometidos, tratar de rectificar el rumbo e intentar que Vox vuelva a ser ese partido con el que las personas que estudian, leen, trabajan…pueden llegar a identificarse.

Ante la inminencia de las elecciones del día 28 de mayo en que acabará la legislatura, donde quedaremos liberados de nuestros compromisos con la organización VOX, sus simpatizantes y con los electores de la Región de Murcia; ante la publicación definitiva de las listas y los anuncios de candidatos a los ayuntamientos y a la Asamblea Regional, muchos de ellos sin ninguno de los valores y principios que Vox decía defender, cuya única valía es el ser «profesionales de la política» y llegar a Vox por un «flechazo de amor», te pedimos en esta carta abierta que rectifiques ante las próximas elecciones nacionales de diciembre, estás a tiempo, no obligues a los centenares de miles que creíamos y elevamos esta bandera a abandonarla porque si lo haces otras banderas recogerán estos brazos.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad