lunes, junio 17, 2024

La Guardia Civil alerta: cerca de casi 2.000 subsaharianos se preparan para saltar la valla de Melilla

publicidad

Pordría interesarte...

Sólo 20 agentes, con los escudos rotos, se interponen en su camino

Llega el verano y se va a repetir la historia de siempre. El 24 de junio de 2022, más de 1.500 subsaharianos asaltaron la valla de Melilla en un intento por salvar el último obstáculo que les separaba de España. Lo sucedido aquel día y sus dramáticas escenas (decenas de muertos y heridos hacinados en el suelo) dieron la vuelta al mundo y provocaron una oleada global de indignación.

Ha pasado un año y la historia se va a repetir. Tal vez con consecuencias más dramáticas si cabe.

Y es que sólo 20 agentes, mal equipados, con escudos rotos, se interponen en el camino de casi 2.000 subsaharianos que aguardan el momento oportuno para saltar nuevamente la valla de Melilla.

Así denuncia Ernesto Vilariño, secretario general de la asociación de guardias civiles JUCIL, la lamentable situación que se vive en la zona un año después de unos sucesos, que bien podrían repetirse ante la inacción del Ejecutivo español y, en concreto, del Ministerio del Interior, que dirige Fernando Grande Marlaska. “Nos consta que a día de hoy se contabilizan en el monte Gurugú, cercano a la frontera, en torno a 1.800 subsaharianos que esperan una oportunidad para saltar una valla cuyo mantenimiento prácticamente no existe”, advierte el secretario general de esta asociación y como bien recoge el diario La Razón.

No hay material antidisturbios. Hay unos pocos cascos, rotos, y que comparten los compañeros, ya que se los pasan unos a otros en función de quién esté de turno. LAMENTABLE.

La vigilancia de la frontera, que incluye 12 kilómetros de vallado y el control de accesos a través del paso fronterizo, recae por turno en una media de entre ocho y diez guardias civiles del Servicio de Seguridad Ciudadana, junto a una docena de miembros de la ARS, de antidisturbios.

El año pasado, esos inmigrantes que asaltaron la valla, lo hicieron con una violencia inaudita. Fueron con todo, lo que llevó a que se produjesen gravísimos altercados. Palos con garfios, cuchillos…esta escena se puede volver a repetir y, repetimos, sólo hay unos pocos agentes mal equipados para frenarlos.

“No se han repuesto ni siquiera los escudos, deteriorados tras el salto del año pasado, cuando los inmigrantes que superaron la valla mostraron una violencia inusitada con palos provistos de garfios, cuchillos y hierros incrustados en su calzado para escalar las vallas y que usaron contra los guardias civiles”, afirman.

Pero si el déficit de personal es grave, la falta de medios y mantenimiento de las instalaciones dificulta aún más la labor de los agentes. En este sentido, denuncian que los agujeros del vallado se reparan simplemente con unos alambres y poco más. Los detectores de movimiento, colocados a cierta distancia a lo largo de todo el perímetro de la valla, no funcionan en su mayoría y hay zonas de la valla donde siguen sin instalarse los peines invertidos que dificultarían el acceso hasta la parte alta de la misma, como bien explica La Razón.

Marlaska, para variar, mira para otro lado

Hace un año el ministro del Interior se trasladó a la zona afectada para evaluar los daños y se comprometió a que la lamentable escena no se volviese a repetir.

Pues bien, 365 días después nada de nada. Promesas rotas para variar. No hay más medios ni más agentes, hechos que prometió el bueno de Marlaska.

Ante esta situación, desde JUCIL denuncian la falta de un protocolo de actuación, ya que, pese a que centenares de guardias civiles han resultado heridos por estos “asaltos violentos”, sigue sin aplicarse la legislación nacional y supranacional en materia de extranjería. Una normativa que permite la expulsión inmediata y sin necesidad de iniciar expediente de los extranjeros que pretendan entrar en nuestro país de forma violenta.

La Guardia Civil advierte de que se va a repetir la tragedia del pasado 24 de junio y los cuerpos de seguridad no cuentan con lo prometido para poder ‘defender’ la zona. Tome nota señor Marlaska porque será usted el señalado como único culpable si se repite la barbarie.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad