sábado, junio 15, 2024

Irán condena a muerte a dos activistas LGTBI “por tráfico de personas”

publicidad

Pordría interesarte...

Aunque la ONG Hengaw apunta que la condena a la horca ha sido “por activismo”

Las autoridades judiciales iraníes han confirmado este lunes la condena a muerte en la horca a dos personas por tráfico de mujeres. Sin embargo, según denuncia la ONG Hengaw, las condenadas, Zahra Sediqi Hamedani, de 31 años, y Elham Chubdar, de 24, son activistas LGTBI y han sido condenadas por ello.

“Se han publicado noticias que para nada son verdad. Estas mujeres han sido condenadas por tráfico de personas a una parte de la región con la promesa de trabajo y educación. Es tráfico de mujeres”, informó la agencia de noticias Mizan, del Poder Judicial, en respuesta a la denuncia de Hengaw, que se centra en la región del Kurdistán iraní.

Por el contrario, la ONG en cuestión señala que ambas fueron acusadas y condenadas por promover la homosexualidad y tratar con medios de comunicación que se oponen al islam.

Dos versiones bien distintas, aunque ya sabemos cómo se las gastan estos países y sus culturas. Culturas y tradiciones que, curiosamente, defienden a capa y espada las propias ‘falsas’ feministas de turno, cuando ellas son las primeras damnificadas por sus leyes. Curioso la verdad. No obstante, invitamos a Irene Montero y su séquito a que vayan a estos países a dar su charla absurda y bien subvencionada…

Hamedani fue arrestada a finales de 2021 por su orientación sexual y por sus publicaciones en redes sociales en defensa de los derechos LGTBI, según Amnistía Internacional. Recibió torturas de todo tipo y tremendas palizas y periodos de aislamiento por parte de las agencias de seguridad. Amnistía sostiene que la detención fue por su identidad de género.

Por otro lado, los que defienden ‘las tradiciones de Irán’, mantienen que Hamedani fue detenida el 27 de octubre de 2021 cuando intentaba cruzar la frontera a Turquía. Ya entonces, una agencia de noticias iraní asociada a las fuerzas de seguridad, publicó que había llevado a cabo varios arrestos relacionados con “tráfico de mujeres y el apoyo a homosexuales”.

Todo comenzó cuando esta mujer concedió una entrevista a la BBC. “Fui detenida en Irak durante 21 días por mi entrevista con la BBC. Me torturaron y me pusieron en aislamiento. Cruzaré la frontera. Si llego al otro lado, estaré bien. Si no, será obvio lo que me ha pasado”, declaró en un vídeo.

El Código Penal Islámico iraní criminaliza las relaciones entre personas del mismo sexo y contempla los latigazos y la pena de muerte como castigos por ello. El líder supremo de Irán, Ali Jameneí, describió el pasado marzo la homosexualidad como una “depravación moral” muy extendida en Occidente, como bien ha señalado eldiario.es.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad