domingo, julio 21, 2024

Una resolución de la ONU califica el aborto de derecho humano

publicidad

Pordría interesarte...

Ordo Iuris responde con un comunicado

La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó a principios de septiembre una resolución que incluye entre los derechos humanos el derecho a “decidir libre y responsablemente sobre cuestiones relacionadas con la sexualidad, incluida la salud sexual y reproductiva”. La resolución afirma que los “derechos sexuales y reproductivos” incluyen el acceso a la anticoncepción, la píldora del día después y el aborto.

La “Cooperación internacional en materia de acceso a la justicia, recursos y asistencia para las víctimas de la violencia sexual” al que se refiere la resolución es una idea noble que no debería ser controvertida. 

Sin embargo, el Convenio de Estambul y otra serie de leyes internacionales creadas en los últimos años han demostrado que los grupos de presión de género y proaborto colocan sus demandas radicales precisamente en estos documentos. 

Y, de hecho, el término “género” aparece casi 40 veces en la resolución, cuestionando la realidad biológica de que hay dos sexos: femenino y masculino. El texto hace referencia a la “violencia de género” y a la eliminación de los “estereotipos de género”, así como a la necesidad de contar con los recursos adecuados de la ONU para promover la “igualdad de género”. Los autores del documento (entre los que se encuentran todos los Estados miembros de la Unión Europea) piden a los gobiernos nacionales que adopten una “perspectiva de género” en sus actuaciones, para combatir el “discurso del odio”, que no está definido en ninguna parte y que actualmente sirve principalmente para eliminar la libertad de expresión y de conciencia. También pide que se garanticen y protejan los derechos humanos y los “derechos sexuales y reproductivos”. En el lenguaje de las Naciones Unidas y de las instituciones de la UE, esto significa, entre otras cosas, el acceso a la anticoncepción, a los abortivos tempranos y al aborto.

Los derechos humanos incluyen el derecho a ejercer el control y a decidir libre y responsablemente sobre los asuntos relacionados con su sexualidad, incluida la salud sexual y reproductiva“, dice la resolución.

Llamamiento de Ordo Iuris

Ordo Iuris hizo un llamamiento al presidente de Polonia y a la delegación polaca en la ONU para que se opusieran de forma firme e inequívoca a la aprobación de la resolución. Sólo el representante polaco ante la ONU, el profesor Krzysztof Szczerski, respondió, argumentando en Twitter que Polonia no votó a favor de la resolución. Esto es cierto, sólo que la resolución no se votó en absoluto, y se aprobó por aclamación. Sólo se votaron las enmiendas propuestas por los países que intentaron eliminar las peores partes del documento. Lamentablemente, Polonia no participó en esta votación y estas enmiendas fueron rechazadas.

Además, en nombre de toda la Unión Europea, un representante de la República Checa, que ocupa actualmente la presidencia de la UE, expresó su satisfacción por la adopción de la resolución.

Aunque una resolución de la ONU no es un documento jurídicamente vinculante, forma parte de la creación del llamado derecho consuetudinario. El derecho consuetudinario no obliga sólo a los Estados que protestan sistemáticamente contra los intentos de establecerlo.  

El resultado es un precedente muy peligroso. De hecho, el lenguaje de las resoluciones de la AGNU afecta a la forma en que se aplica el derecho internacional y se interpretan los derechos humanos. Sin embargo, lo más importante es que los derechos humanos ocupan un lugar más importante en el sistema jurídico que el derecho interno. Esto, a su vez, significa que el afianzamiento en el derecho consuetudinario de la tesis de que el aborto es un derecho humano podría conducir, en consecuencia, a la imposición del “aborto a la carta” en todos los países que no protesten sistemáticamente contra esta ley.

Estamos actuando para convencer al gobierno polaco de que se oponga firme e inequívocamente a la resolución. Animamos a que se tomen medidas similares en otros Estados miembros de la UE y de la ONU. Esta puede ser la última oportunidad para evitar que el aborto sea reconocido como un derecho humano.

Los resultados de la votación de la resolución de la Asamblea General han demostrado que son los países de fuera de Europa, principalmente de África, los que lideran la valiente lucha por la vida y la familia en la ONU. Sin embargo, pronto su voz puede quedar silenciada.

El nuevo acuerdo de asociación entre la Unión Europea y los países de la Organización de Estados de África, el Caribe y el Pacífico tiene este objetivo. El tratado condiciona la ayuda material de la UE a 79 países más pobres a su apoyo a los proyectos ideológicos de la extrema izquierda internacional.

Si el acuerdo entra en vigor tal y como se propone, todos los países vinculados por él tendrán que apoyar formalmente el aborto a demanda, la educación sexual vulgar para niños y jóvenes y las demandas radicales del movimiento LGBT a nivel internacional.

Esto significa que la Unión Europea, a través de un chantaje financiero ideológicamente motivado, obtendrá una mayoría absoluta en la Asamblea General de la ONU. Si esto ocurre, los radicales podrán imponer el aborto a la carta en casi todo el mundo.

Todavía podemos evitar que esto ocurra.

Hemos preparado un análisis jurídico exhaustivo del Acuerdo UE-OEACP, que estamos enviando a los gobiernos de la UE y a los miembros del Parlamento Europeo. Le animamos a unirse a la lucha contra estos cambios.

Le animamos a que apoye nuestro trabajo en defensa de la vida y la dignidad humana. Únase a nosotros, comunique su oposición a sus gobiernos y parlamentarios, reenvíe este boletín a sus amigos.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad