domingo, mayo 19, 2024

Una juez margina a nuestra colaboradora, la ‘mosso’ Inma Alcolea, por ser crítica con el independentismo catalán

publicidad

Pordría interesarte...

Un puesto de trabajo a 200 kilómetros de su domicilio y dice que “no es discriminación”

La titular del Juzgado Contencioso-Administrativo 1 de Gerona ha rechazado el recurso presentado por la excabo de los Mossos d’Esquadra y colaboradora de cuartaedicion.com, Inma Alcolea, contra su desplazamiento a un puesto de trabajo no policial de técnico de apoyo en Barcelona, situado a 200 kilómetros de su domicilio, situado en Gerona.

Alcolea, para aquellos lectores que no lo saben, es una mossa que se ha mostrado muy crítica con el independentismo, lo que le ha costado ser muy perseguida, incluso por sus propios compañeros, siendo en más de una ocasión amenazada ella y su propia familia (revelación de datos personales, fotos y demás).

La magistrada sí reconoce el derecho de la recurrente a percibir, con efectos retroactivos, el pago de los sueldos dejados de percibir. Alcolea, actualmente en situación de incapacidad por el acoso y hostigamiento sufrido por parte de la propia Dirección General de la Policía, estuvo diez meses sin cobrar a la espera de que la Consejería de Interior le buscara un nuevo destino. La Justicia le ha dado la razón a nuestra colaboradora en varias ocasiones, quien fue objeto de varios expedientes por parte del departamento de Interior por denunciar las presiones independentistas sufridas, como bien ha informado El Español.

Esta juez confirma el nuevo destino de Alcolea y alude al mismo tiempo a la creación de un puesto de trabajo no policial de técnico básico de apoyo en Barcelona.

Curiosamente, esta juez niega discriminación alguna por esta injusticia a pesar de que el propio departamento de asuntos sociales prevé la conciliación laboral y familiar para personas con un reconocimiento de discapacidad. Es más, Alcolea alega que en Gerona existían cuatro puestos similares y nunca se los ofrecieron, entre ellos, uno similar al destino de ahora pero en Barcelona.

Por último, informar que esta misma magistrada ya sancionó a un compañero de Alcolea por escribir atestados en castellano. Una resolución contraria a la doctrina judicial que establece que un idioma no puede prevalecer sobre otro.

Esta sentencia, junto a la de Alcolea, están pendientes de resolución ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad