domingo, julio 21, 2024

Ataques de la ONU contra la vida, la libertad y los derechos humanos

publicidad

Pordría interesarte...

Comunicado de Ordo Iuris

El mes pasado, en la 56ª sesión de la Comisión de Población y Desarrollo de la ONU, celebrada en Nueva York, representantes de Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá intentaron obligar a todos los participantes en la sesión a apoyar el aborto y la educación sexual vulgar.

Incluso antes de que comenzara la sesión, declararon en un correo electrónico al presidente de la reunión, el embajador de Moldavia, que no aceptarían el documento final si no contenía sus exigencias.

Este chantaje no amedrentó a los defensores de la vida y la familia, que se opusieron enérgicamente a la agenda radical durante el debate.

Aprovechando su estatus consultivo en la ONU, el Instituto Ordo Iuris hizo llegar nuestra posición a los participantes en las deliberaciones. Les recordamos que los “derechos reproductivos y sexuales” recurrentes en los sucesivos documentos de la ONU no se corresponden con los verdaderos derechos de la mujer y los derechos humanos. Y la promoción del aborto, la anticoncepción y la vulgar educación sexual como “derechos de las mujeres” garantiza que se pasen por alto sus verdaderos problemas.

Educación sexual

También señalamos que la educación sexual de tipo C recomendada por la ONU, que consiste en animar a los niños a “explorar su propia sexualidad”, es mucho menos eficaz que la educación sexual de tipo A implantada en Polonia, que hace hincapié en la abstinencia sexual. Los países que introducen una “educación sexual integral” de acuerdo con las recomendaciones de la ONU tienen tasas más elevadas de aborto adolescente, enfermedades de transmisión sexual o delitos sexuales que Polonia.

Al final, el embajador moldavo envió un borrador de la resolución final a los delegados a las 22.30 horas, la víspera de la votación prevista por la mañana. El texto contenía contenidos rechazados previamente durante los acalorados debates y pasajes que no se habían discutido en absoluto antes.

Sin embargo, los defensores de la vida y la familia no mostraron menos determinación. Esa misma noche se reunieron para preparar la votación de la mañana. Los radicales perdieron esta prueba de fuerza. Los representantes de 22 países rechazaron el chantaje ideológico. Como resultado, los trabajos sobre la resolución se interrumpieron sin que se adoptara un documento final ni un plan de acción.

Esta victoria demuestra que, aunque los grupos de presión globales de ideologías radicales dominan los cuadros oficiales de la UE o la ONU, sigue existiendo una oposición internacional significativa.

La 67ª sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, que se celebra cada año en torno al Día de la Mujer, también tuvo un resultado similar anteriormente.

Los radicales intentaron incluir sus demandas en el orden del día de la sesión. El borrador de conclusiones de la sesión incluía contenidos que promovían una vulgar educación sexual y los llamados derechos reproductivos y sexuales de las mujeres, que también incluían el inexistente “derecho al aborto”.

A pesar de la tremenda presión de los grupos de presión de izquierdas, se formó una amplia coalición de Estados, gracias a la cual se eliminaron algunos pasajes polémicos del documento final.

Pero aquí no acaban los efectos de nuestro análisis y nuestra presión. En una reciente reunión de la Sexta Comisión de la ONU, Polonia se opuso a un cambio en la definición de género del borrador del Tratado sobre Crímenes contra la Humanidad. Si se aprobara este cambio, el género podría definirse según conceptos radicales de la ideología de género. Es posible que la defensa persistente del matrimonio como unión entre un hombre y una mujer pudiera calificarse entonces de crimen contra la humanidad.

Inicialmente, un único representante de la Santa Sede protestó contra el proyecto.

Más tarde se sumó el embajador de Polonia. La posición que comunicó coincidía con la argumentación que le había presentado Ordo Iuris. Señaló que el proyecto de tratado sobre crímenes contra la humanidad debería preservar la “definición acordada y codificada en el Estatuto de Roma” de género, contribuyendo así a mantener la necesaria “coherencia en el derecho internacional”.

Durante la sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, fuimos los únicos en reiterar que el derecho humano fundamental a la vida también se aplica a los niños no nacidos.

Presionamos constantemente a las autoridades polacas para que no aceptaran la inclusión del aborto en el sistema de “derechos humanos”.

Derecho al aborto

El pasado septiembre, intervenimos en relación con una resolución de la ONU sobre el apoyo a las víctimas de agresiones sexuales. En ella se reconocía el inexistente “derecho al aborto” como uno de los “derechos humanos”. Incluía entre los derechos humanos el derecho a “decidir libre y responsablemente sobre cuestiones relativas a la sexualidad, incluida la salud sexual y reproductiva” y dejaba claro que esto incluía el acceso a la píldora abortiva letal y al aborto.

Hasta entonces, Polonia se había opuesto a que se reconociera como “derecho humano” el derecho a matar a los niños en el vientre de sus madres. Se encontraba entonces entre los proponentes del proyecto de ley.

Enviamos nuestra posición al Presidente, al Ministerio de Asuntos Exteriores y al Embajador ante la ONU, indicando por qué debía rechazarse el proyecto de resolución. Desgraciadamente, la delegación polaca hizo caso omiso de la amenaza y no se opuso, por lo que el documento fue aprobado por aclamación. Además, no apoyó una enmienda presentada por decenas de países africanos, asiáticos y sudamericanos indignados por la promoción del aborto.

En su momento se argumentó que la resolución adoptada no era jurídicamente vinculante. Aunque en teoría es así, en la práctica las resoluciones no vinculantes de la ONU configuran el derecho consuetudinario, que sí es vinculante. De este modo, los grupos de presión abortistas, siguiendo una estrategia extendida durante años, quieren obligar a los Estados a reconocer el aborto como un “derecho humano”, aunque no hayan firmado ningún tratado que imponga tal obligación.

Las críticas constructivas a la postura del representante polaco provocaron un cambio más pronunciado. Tres meses más tarde, Polonia ya no se unió a los 70 proponentes de otra resolución favorable al aborto. Esto demuestra que nuestra presión sustantiva tiene sentido e influye en el comportamiento de los gobernantes. 

Por tanto, la presión sobre nuestros gobiernos y sobre la ONU puede ser la clave de la lucha por la vida, la libertad y la familia.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad