domingo, julio 21, 2024

¿Es verdad que se va el Amado Líder?

publicidad

Pordría interesarte...

Un artículo de Pepe Aguado

El lunes 29 por la mañana, estaba yo tecleando unas cosillas y se me presentó, móvil en mano, la que yo, muy respetuoso con el lenguaje irenomonteriano, llamo mi “cónyuja”.

Su cara, con una expresión entre sorpresa y satisfacción, me hizo pensar que había ocurrido algo importante; pero no pude sospechar de qué se trataba el notición.

Cuando me lo dijo, tuve que hacer averiguaciones, para comprobar si estaba despierto o se trataba de un sueño. Evidentemente, comprobé que no estaba soñando y sentí un gran alivio, al vislumbrar una salida de esa pesadilla que nos ha abrumado a muchos españoles durante cinco años. ¡Por fin, se va¡ o, mejor dicho, ¡Hemos conseguido echarlo!

Pronto me di cuenta de que no debía echar las campanas al vuelo, simplemente por recibir una noticia, por muy deseada que fuese, y de que convenía esperar el desarrollo de los acontecimientos. Eliminar a Pedro Sánchez de la política no es tarea fácil y hay que tener en cuenta los movimientos que pueda hacer, para controlar bien la jugada. En España, calificada por un famoso intelectual como un “país de gilipollas”, puede ocurrir de todo, especialmente si se trata de este fenómeno inconcebible que tenemos como Presidente.

Me acordé de cuando yo fui profeta. Al verlo por primera vez como máximo dirigente del Partido Socialista (ni Obrero ni Español), comenté con un amigo: “Éste es peor que ZP”.

Ese comentario lo hice simplemente por fisiognomía, pues, al ver su cara, me vino, no sé por qué, un ramalazo de pitoniso que, desgraciadamente, fue certero, como nos confirma ya la Historia.

Inmediatamente después de enterarme de la sorprendente convocatoria de elecciones, me puse en contacto con varios amigos, de los que algunos estaban enterados y otros no; pero todos me dieron muestras de evidente regocijo.

Cuando, ya relajado, me puse a cavilar sobre el tema, me surgió la pregunta inevitable: ¿Y ahora, qué? No falta quien echa las campanas al vuelo, pensando que el predominio de la derecha va a ser duradero. Yo no pienso así.

En algunos casos, la victoria de la derecha está decidida por la diferencia de un solo diputado o concejal, que puede invertirse por un simple aumento de la participación de la izquierda.

Tiro de gracia

Por otro lado, hay simpatizantes o incluso afiliados del Partido Socialista que han votado a la derecha, no por simpatía, sino por dar el tiro de gracia al desastre sanchista. Estos votos podrían volver de nuevo a su partido de siempre.

Hay algunos políticos, a los que valoro muy positivamente, no por sus palabras y promesas, sino porque, vistos sus actos, los considero personas honestas y eficientes. ¡Qué lástima, que éstos sean sólo una minoría!

Los que sí componen una mayoría son los tontos de remate, que no quieren enterarse del daño que están soportando ellos mismos, o sinvergüenzas redomados, que sacan pingües beneficios, colaborando con los corruptos.

Tomemos como referencia a la muy conocida y muy aplaudida actriz, Loles León. A una pregunta del periodista Carlos Padilla sobre la tendencia de su voto, contestó con total serenidad:

“Yolandista no, mira, yo siempre voto al Partido Socialista. Porque esto es lo que era mi familia, mi madre, mi abuelo y todos. Y siempre voto al PSOE”.

Por muchas felonías que cometan, no importa: sus abuelos se lo agradecerán, complacidos, desde el “más allá”.

Como, al parecer, su inteligencia no ha tenido el desarrollo mínimo necesario para discernir y opinar, vota siempre al Partido Socialista (ni Obrero ni Español), sin más acicate que seguir la tradición familiar creada por sus abuelos.

En la actualidad, las izquierdas están no sólo divididas, sino también enemistadas; pero ¿qué pasa con las derechas? Feijoo dice ya que buscará un acercamiento con los socialistas, para evitar a VOX. Me parece una insensatez suicida, ya que, con esas palabras, puede producir un considerable traspaso de votos de PP a VOX. En resumen… ¡Vaya fauna! La intriga está servida.

De todas formas, la situación tiene también sus matices satisfactorios. Ese partido dirigido por capitalistas de la casta, que se autoproclaman comunistas, alardeando de lo que no son, ha recibido un golpe tan fuerte que no sabemos si saldrá por sus pies o tendrán que sacarlo cadáver de la UCI donde lucha entre la vida y la muerte. Sí. Me refiero a Podemos, el partido emponzoñado de odio, que acusa de discurso de odio a los demás.

El día 23 de julio, habrá millones de personas adultas de mente inmadura, dispuestas a depositar fielmente su voto, sin saber por qué ni para qué: solamente por tradición, sin darse cuenta de que, con su insensata pasividad, están aumentando el vigor de los corruptos.

Por favor, dejad de pensar en el pasado, que no tiene solución, y haced todo lo posible por solucionar el futuro.

Y, como colofón, recurro al título de este artículo: ¿Es verdad que se va el Amado Líder? Aunque no es inteligente, es astuto, cicatero y peligrosamente paranoico, capaz de todo por seguir, aunque tenga que soportar aluviones de críticas y abucheos. De momento, no se ha dicho nada sobre un posible cambio de candidato en el Partido Socialista (ni Obrero ni Español).

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad