domingo, junio 16, 2024

Un gran día de convivencia: Cartagena reúne a maestros de artes marciales japonesas

publicidad

Pordría interesarte...

Para celebrar la fiesta japonesa de año nuevo

El pasado 14 de enero las asociaciones Shorinji Kenpo y Ninja Scouts de Cartagena celebraron la fiesta japonesa de año nuevo, denominada Kagami Biraki, (en japonés 鏡開き), que es una ceremonia tradicional japonesa, cuyo nombre significa literalmente “romper el espejo”. Suele celebrarse el 11 de enero de cada año, y consiste en romper un Kagami mochi ofrendado a las divinidades sintoístas en un altar, aunque también se rompe un envase de sake en la ceremonia; es un rito de bienvenida al año nuevo.

A este encuentro de estilos japoneses acudieron representantes de escuelas de Murcia, Elche y Alicante, además de las asociaciones organizadoras, que son de Cartagena. Algunos de los asistentes estudian disciplinas de origen samurái, pero también han asistido practicantes de las tradiciones shinobi (popularmente llamados “ninja”).

La escuela Hontai Yoshin Ryu mostró técnicas de jujutsu, la escuela Toyama Ryu y Sekiguchi ryu mostraron técnicas de espada, la escuela Bujinkan mostró técnicas de kunai y bojutsu y el dojo Yuridori lo hizo del bujutsu de Koga; también hubo una demostración de Aikido.

Nada es como las películas

Si bien las series y películas de ficción suelen mostrar la rivalidad cuando no abierta enemistad entre distintos grupos de practicantes, lo cierto es que en el mundo del bujutsu japonés los dojos de diferentes estilos y escuelas disfrutan reuniéndose entre ellos y compartiendo conocimientos y convivencia. Las artes marciales japonesas son disciplinas para damas y caballeros y sus practicantes se comportan como tales.

La escuela Shorínji Kenpo fue fundada en Japón por Doshin Sho y su objetivo principal es ayudar a las personas a alcanzar la felicidad a través de las artes marciales; en Cartagena cuenta con un buen número de practicantes que entrenan habitualmente en el dojo de la Calle Azucena. La escuela Ninja Scouts, por su parte, tiene por objetivo principal la educación de los jóvenes en contacto con la naturaleza, como las demás asociaciones de escultismo, así como transmitir a la siguiente generación las técnicas de los shinobi.

Un gran día de convivencia que demostró que las artes marciales antes que guerreros sirven para forjar seres humanos de calidad.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad